Diagramas de Proceso: Herramientas poderosas en logística

los diagramas de proceso en el sector logistica

En la empresa actual gastamos la mayor parte de nuestro tiempo en el proceso de intercambio de información. Sin duda alguna en este flujo informativo somos colaboradores, a modo de vasos comunicantes, de un fluir incesante de datos en la que muchas ocasiones no somos ni creadores ni destinatarios directos de interpretar el mensaje que transportan.

En el ámbito logístico y de cadena de suministro (lo hemos podido comprobar a lo largo de numerosas entradas de este blog) una función importante, actualmente quizá la más importante, sea la de intentar aumentar el nivel de fluidez, exactitud y visibilidad de la información clave que acompaña a materiales y productos a lo largo de toda la cadena de abastecimiento.

Una muestra de esta importancia fue el “boom” que se produjo con los sistemas RFID para la trazabilidad de productos a principios de este siglo.

Los Diagramas de proceso en el sector logístico

Dejando a un lado nuestra función como co-partícipes de la difusión y transporte de información a lo largo de una cadena vamos a centrarnos, dentro este post, en “cómo” creamos información e intentamos transmitir la misma de una forma clara y sin “erróneas” interpretaciones por parte de los agentes que conforman la logística de una organización o, más allá, de toda una cadena de suministro.

Una herramienta “poderosa” para transmitir información (más allá de utilizar TIC’s, hardware o software) son los diagramas de proceso.

Los diagramas de proceso describen los pasos o etapas de un proceso. Normalmente sirven como herramienta para clarificar procesos, transmitir/comunicar la secuencia operativa de las etapas del mismo, y para encontrar posibles/futuros problemas ya en la fase de diseño y puesta en marcha de dicho proceso.

Estos diagramas además, como acabamos de comentar, suponen también una herramienta ideal para diseñar o rediseñar procesos logísticos.

La gran virtud de estos diagramas es la de hacer “visibles” las partes de un proceso y por tanto, conocer y vaticinar con antelación cualquier posible cuello de botella o retraso de un proceso cuando éste se ponga en marcha.

¿Qué necesitamos para empezar a utilizar esta herramienta?

La contestación a esta pregunta es, realmente muy poco.

De manera muy simplista se podría decir que es fundamental, antes de empezar a utilizar el diagrama, conocer el proceso logístico a representar con una notable profundidad. De hecho, otra gran peculiaridad de acostumbrarse a trabajar con diagramas de proceso es que descubres, o mejor dicho, “te” descubres a ti mismo si conoces, o no, cómo funciona el proceso que deseas diagramar.

Es sorprendente descubrir cómo un proceso logístico que parecía claro en nuestra mente, empieza a volverse más complejo cuando se intenta traducir a lenguaje de símbolos. Esto sirve en muchas ocasiones para darnos cuenta de que no conocemos en detalle dicho proceso y que necesitamos seguir desgranando sus etapas y puliendo detalles. Por supuesto lo contrario también ocurre, es decir, un proceso que parece excesivamente complicado, traducido a lenguaje de símbolos, se puede simplificar notablemente.

La siguiente parte es fácil, traducir estas etapas en “símbolos normalizados” que puedan ser interpretados internacionalmente por cualquier profesional y en cualquier idioma. ¿Cuáles son estos símbolos?… Eso será materia de próximos post.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Comentarios(2)
  1. Oswaldo Rojas Paz 13/02/2017
  2. EDGAR 15/02/2017

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La robótica: nuevo desafío al que se enfrenta la logística

La robótica va a ser uno de los sectores claves en creación de empleo y, en este sentido, el mundo de la logística tiene mucho que decir al respecto.