Uber: ¿servicio de vehículo con conductor o taxi?

uber como servicio de vehiculo o taxi

Esta es la gran paradoja de todo lo que rodea a la brillante idea de la que surgió Uber. Un día sus fundadores, allá por el 2008 en una noche fría y lluviosa en París intentando encontrar un taxi, o uno que simplemente parase, para poder llegar al congreso tecnológico y de innovación LaWeb.

Habiendo padecido las inclemencias, y viendo que eran incapaces de poder parar un taxi, de una forma fácil y sin mojarse, se les pasó por la cabeza que pudieran tener una herramienta que les facilitase esa necesidad.

¿Qué pasaría si con mi móvil pudiese llamar a un coche para que estuviese en el lugar adecuado en el momento adecuado?”

El paso de UberCab a Uber

Los dos fundadores son ex-propietarios de app’s tecnológicas (StumbleUpon y Scour) vendidas por cifras millonarias, con los bolsillos aún llenos de fondos para poder empezar a fraguar una idea millonaria.

Pronto tuvo repercusión mediática a sus primeras pruebas. Los primeros “betas” y un par de “coches de negro” (sello característico de los inicios de UberCab) empezaron a funcionar en las concurridas y abarrotadas calles de Nueva York.

En Junio de 2010 se lanzaba definitivamente en San Francisco, cuna de Sillicon Valley. Empezó lo que muchos denominan “los taxis del futuro”.

Un servicio rápido y eficaz, algo más caro de que un taxi convencional, la hicieron una app imprescindible para todos los que se mueven en grandes urbes.

Así que una expansión a nivel mundial era el siguiente paso. Pero, y al final todo siempre un pero.

Una mañana recibieron una notificación en sus oficinas centrales, en el buzón de 1455 Market Street, en donde la comisión de servicios públicos de California se les encaminaba al cierre y cese de la compañía por actuación ilícita. El cambio de nombre fue el primer paso, tal como la conocemos actualmente, Uber.

Servicio de taxi y de coche como conductor

Y aquí empieza la controversia y las diferentes presiones que han tenido los propietarios de licencias de taxis con la app. Desde un principio, la idea de Garret M. Camp y Travis Kalanik era poder encontrar un coche con conductor para desplazarse por la ciudad, a cambio de una contra-prestación.

No lo podemos llegar a denominar “economía colaborativa” porque existe un intercambio monetario, no compartir gastos. Y esto es lo que está produciendo todo esta vorágine de demandas, cierres y ceses.

Hace pocos días que en Dinamarca han modificado la ley que regula el servicio de taxis, y por ende, el del servicio de coche con conductor (no entran otro tipos de servicios como el autobús, si los tipo VAN) para el transporte de pasajeros.

La reacción de Uber ha sido casi inmediata, cierra su actividad por tiempo indefinido. Se han puesto a estudiar la ley que modifica cómo deben ser los coches y que medidas deben tener para poder operar, como por ejemplo, obliga a instalar en los vehículos sensores de asiento, taxímetros, medidores o sistemas para calcular tarifas, y cámaras de vigilancia.

Ventaja competitiva de Uber

La idea inicial es buena, muy buena. Pero entran dentro de un modelo de negocio que está regulado y controlado.

El intercambio de favores, o economía colaborativa no es el problema, ya que no son una app “colaborativa”. Prestan un servicio para trasladar personas de un punto a otro, a cambio de una remuneración.

Si consiguen que sean más baratos que los taxis, en sí, no es el problema. A esto se le llama libre competencia. El gran handicap es que sus competidores iniciales del negocio están regulados por ley. Y Uber no está regulada.

El contratar un servicio u otro debería ser libre para el consumidor. Él elige lo que prefiere o le convenga mejor. No se puede coartar la libertad de movimiento a una persona por el simple hecho de que un colectivo quiera imponerlo. Pero esa prestación de servicio, llámenle como quiera, taxi o coche con conductora, debe estar sujeta a ley.

¿Por qué Uber es más barato?

Si se des-regula se acabaría el problema. Pero, ¿qué pasa con las cuotas periódicas que deben de abonar los taxis?, ¿y licencias que han adquirido a precios casi prohibitivos? (es un monopolio y existen un número cerrado y limitado de licencias, no se pueden ir aumentando a gusto de nadie).

Esto es lo que hace que Uber sea más barata, a parte de que desde 2012 no es exigencia de la app el que sea de una gama o color necesario. Cualquiera puede darse de alta, coger su automóvil de mas de 10 años de antigüedad, sin catalizador, y pasarse 8 o 10 horas llevando personas de un lugar a otro.

Su única obligación es la de ceder un porcentaje a la app. Del resto de obligaciones, que si tiene las compañías de taxis o autónomos parece no existir. Más todos los seguros obligatorios que son necesarios para poder prestar este tipo de servicios.

Si no hay una forma más conciliadora para poder poner remedio a la apertura a libre competencia de los taxis, solo existirá el “bordear la ley” para poder continuar operando. Es y ha sido una salida a muchas personas que han sido engullidas por la crisis.

Y que por ende, cubren una necesidad básica de movimiento para aquellos que dependen de no tener que ir conduciendo de un lugar a otro. Pongamos la reglas de juego para todos, y que nadie se sienta afectado por el otro.

Valora la calidad de este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Comenta este artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uber: ¿servicio de vehículo con conductor o taxi? ¿Qué es?

Los inicios de Uber y sus ventajas competitivas en el sector ¿Qué hace que sea más barato frente a los que prestan este mismo tipo de servicio?