Riesgos de obras en carreteras

Las obras de trazado y construcción de carreteras constituyen el ejemplo típico de obra lineal, con las peculiaridades desde el punto de vista preventivo siguiente:

• La zona de trabajo se desplaza y se aleja de la base de dirección y control.

• Los trabajos se llevan a cabo en zonas abiertas, en ocasiones con la presencia de tráfico general, ajeno a la obra.

Pueden agruparse los riesgos, considerando las fases siguientes:

A) Trabajos de infraestructura:

1. Preparación del terreno que incluye las tareas de replanteo, desbroce y limpieza del terreno.

2. Acondicionamiento del terreno, que incluye la realización de las tareas de excavación y aplanado, realización de zanjas y taludes, drenajes y canalizaciones.

3. Realización de firmes: colocación de bases de firmes, riegos asfálticos y extensión de productos bituminosos.

B) Señalización: conviene tener en cuenta las particularidades siguientes:

• Los trabajos se realizan en condiciones de mayor lejanía y alejamiento.

• La maquinaria y los volúmenes de carga suelen ser de grandes dimensiones, el conocimiento y estudio del terreno es más limitado.

• Existen riesgos específicos derivados de la utilización de materiales bituminosos: estrés térmico, quemaduras, inhalación de vapores de betún.

Pero quizá la fuente de riesgo específica y más importante deriva del hecho de que, con mucha frecuencia, han de realizarse los trabajos con la obra abierta al tráfico, originándose riesgo, tanto para los trabajadores como para las personas que circulan.

La medida preventiva esencial consiste en la señalización de acuerdo con la norma Carreteras 8.3-I C sobre señalización provisional en las obras, que regula tanto las características específicas de la señalización como las relativas al personal en obra.

Los requisitos básicos de la señalización en las carreteras son los siguientes:

• Han de colocarse antes del inicio de los trabajos y retirarse una vez finalizados.

• Las señales han de ser claras, precisas y concretas.

• Han de colocarse con la antelación suficiente.

• Han de resultar visibles, incluso en condiciones adversas: noche, lluvia, etc.

• Han de revisarse y reponerse regularmente.

• Como norma general ha de tratar de la realización de los trabajos con el tráfico circundante:

– Evitando las interferencias mutuas: avisos, colocación de barreras de separación. – Colocación de señalistas reguladores en caso de interferencias.

– Señalización de taludes laterales pronunciados.

– Condena de paso en zonas en fase de construcción.

– Alejamiento de la calzada de la maquinaria o materiales no utilizados.

Comments(2)
    • IMF 24/08/2012

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *