¿Estamos preparados para el transporte sostenible?

movilidad sostenibleLos que vivimos en grandes ciudades somos los primeros en ser conscientes de la problemática existente con los desplazamientos de un lugar a otro, por pequeños que sean.

Muchas veces el ritmo que nos vemos obligados a llevar no nos permite fijarnos en otras opciones, o en ocasiones a pesar de ser conscientes de las mismas, no podemos acceder a ellas por propia logística, ya que en la mayoría de los casos, las soluciones no están a nuestro alcance.

¿Qué tenemos actualmente?

Bien es sabido por todos; el tiempo empleado en los desplazamientos, pérdida de conciliación laboral y familiar, aumento en el nivel de estrés personal desde los inicios de la jornada, condicionadas el resto de actividades personales,  elevados niveles de polución en los centros de las ciudades

¿Qué medidas se podrían tomar?

El transporte sostenible no sólo está en la conducción de vehículos limpios y basados en la reducción de emisiones. En este concepto de transporte sostenible también estarían incluidas las infraestructuras, los accesos, la economía (siempre presente…)

Unas líneas a tener en cuenta podrían ser las siguientes (según Ecoportal.es):

  • Implementar mejoras en el transporte público: No solo un aumento en la fluidez del servicio mejoraría las condiciones del transporte, también un mantenimiento completo y preventivo de los vehículos, de los accesos, tornos de seguridad, limpieza e higiene tanto en las zonas de espera como en el interior de trenes y autobuses…
  • Promover vehículos limpios: La mayoría de nosotros no tenemos actualmente la opción (o economía) de cambiar nuestro vehículo habitual por otro eléctrico o de tecnología híbrida, pero un buen ejemplo sería, los vehículos oficiales de instituciones públicas así como los vehículos que grandes empresas ofrecen a sus comerciales, directivos, gerentes, o resto de personal, podrían tener la capacidad de ofrecer estos servicios de conducción más eficiente.
  • Creación de plazas de aparcamiento acorde con la actividad de la zona: Existen innumerables zonas de oficinas en las que hay escasa disponibilidad de transporte público, y a su vez, pocas plazas de aparcamiento, lo que implica, que los tiempos de conducción y desplazamiento se elevan.
  • No a las ciudades dormitorio: Un complemento al punto anterior. El boom de las construcciones de este tipo de bloques en zonas sin comercios, sin escuelas ni centros de trabajo, de la misma forma obligan a depender del automóvil para todo tipo da actividades diarias, porque coinciden en estas urbanizaciones que el transporte público también es limitado.

Es muy interesante la enumeración de soluciones, muy sencillo parece promover la idea de implantar nuevos modelos de gestión. La problemática no es el desconocimiento de las soluciones, es la poca dedicación que se le hace a los cambios actuación. El modo de vida en las ciudades es tan limitado en movimientos que en la mente de los habitantes no está el pensar en adaptarse a un nuevo ritmo diario.

 

Por Ana Belén Peña

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Eficiencia energética con energías convencionales y renovables

La necesidad de mejorar la eficiencia energética en instalaciones que emplean energías convencionales y energías renovables es una verdadera necesidad.