3 roles de Liderazgo: Asertivo, empático y vulnerable

Desde muy pequeños vamos desarrollando habilidades que en muchos casos surgen de una forma natural porque ya va integrado en nosotros, aunque también podemos adoptar actitudes nuevas, que son beneficiosas para nuestro comportamiento, y a posteriori, el beneficio de una buena comunicación hacia los otros. Es lo que ocurre con la gestión de emociones, en las personas que tienen como rol liderar o gestionar equipos.

Se habla mucho sobre el buen jefe o el líder perfecto, pero en ocasiones se olvida que lo más importante es que la persona sea consciente de los actos, hábitos y emociones que realiza hacia los demás, para el buen funcionamiento, comunicación y equilibrio de los equipos de trabajo. Para ejercer de dicho rol, el de liderar, hay que conocerse muy bien y saber controlar el ego. Referente al estudio de la Gestión de las Emociones del líder me gustaría recomendar un libro, que además ha sido nominado a mejor libro de empresa publicado en España en 2014, se trata de “El dilema del Directivo” de Daniel Sánchez Reina (@DanielSnchezRna) e Isabel Iglesias (@isa_iglesias_al).

B6HUQODCMAAJXhH 3 roles de Liderazgo: Asertivo, empático y vulnerableA lo largo del mismo, Isabel, especialista en gestión de personas, evalúa la conducta ante diferentes situaciones reales a las que se enfrenta diariamente Daniel, en su función como Directivo. En uno de los capítulos, nos habla sobre los esfuerzos de un líder para desarrollar a sus colaboradores, haciendo mención al “triángulo dramático”, de Stephen Karpman, que representa tres hábitos de conducta: perseguidor, salvador y víctima, y al “triángulo del ganador” de Acey Choy, que representa otros tres hábitos de conducta: asertivo, empático y vulnerable. Los humanos buscamos la aceptación y el afecto por parte de los demás y, para ello, una persona pivota entre estos tres roles de perseguidor, salvador y víctima, en función de las personas con las que interactúa y el papel que esté asumiendo su interlocutor en ese momento. Para sustituir estos tres roles que no son favorables para la conducta, Acey Choy, nos propone otros tres que son mucho más beneficiosos y, que además coinciden con las características propias de un buen Líder, tal y como nos detalla Isabel Iglesias.

Asertivo: Expresa sus emociones, opiniones de una forma clara.

Empático: Preocupado por los demás y capaz de identificar y gestionar las emociones de los otros.

Vulnerable: Reconoce que falla, que puede sufrir, que se equivoca…

Daniel Goleman afirma en una de sus ponencias, en el arte de liderar las emociones, que “El arte del Liderazgo es ayudar a las personas a obtener y mantener el estado óptimo para el rendimiento” y, qué mejor rendimiento para las personas y su entorno, que mantener un buen ciclo saneado de emociones, como nos proponen en el “triángulo del ganador”. ¿Y tú qué opinas? ¿Consideras relevante que un líder deba ser asertivo, empático y vulnerable?

B6HUQODCMAAJXhH 3 roles de Liderazgo: Asertivo, empático y vulnerable

Por Ana Carmen Moruga

B6HUQODCMAAJXhH 3 roles de Liderazgo: Asertivo, empático y vulnerableCoordinadora y fundadora de “No Quiero Ser Portada De Los Lunes Al Sol” (@noquieroserPLS), iniciativa sin ánimo de lucro dirigida a ayudar a personas desempleadas en proceso de reorientación personal y profesional. Emprendedora nata, creó su propia empresa a los 25 años, un centro de formación donde era la responsable del diseño, planificación y desarrollo de acciones formativas, además de la impartición de las mismas a monitores y entrenadores para diferentes sectores. En los últimos años ha desempeñado diferentes puestos, entre ellos, de administración para un importante operador de telecomunicaciones, y como Office Manager para Iberdrola. Actualmente realiza un Programa Superior en Innovation Digital Marketing.

Comments (0)

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tus virtudes y defectos en una entrevista de trabajo: cómo contestar

Esta entrada debe estar directamente relacionada con otras dos entradas anteriores de este mismo blog en las que hablábamos de elaborar un DAFO personal para poder conocer nuestros virtudes y nuestros defectos y plantearnos como hablar de ellos a la hora de afrontar una entrevista de trabajo. Sabemos ya por experiencia dentro de los recursos humanos, que desde hace unos años este tipo de pregunt