La salud organizativa y la alta dirección

man-390339_640 La salud organizativa y la alta dirección  La preocupación por la salud organizativa y el bienestar de los trabajadores, a priori, es un tema indiscutible, sobre todo teniendo en cuenta que la cifra de trabajadores que no acuden a su puesto de trabajo cada día ronda el millón.

Un estudio presentado por Asepeyo y la Asociación para la Racionalización de los Horarios en España (ARHOE) estiman en 8.000 millones de euros el coste directo del absentismo tanto para las empresas como para la Seguridad Social, es decir, un 5% del PIB entre costes directos e indirectos.

El coste de las bajas es elevado para las empresas y además repercute en la productividad.

¿De qué manera influye la alta dirección en la salud organizativa?

Me resulta curioso que para reducir las bajas por incapacidad temporal se haga un gran esfuerzo en vigilar o incluso tratar de impedir que se prolonguen más de lo necesario, pero ¿dónde está la prevención? ¿Se preocupa la dirección de la empresa en  corregir ambientes y sistemas de trabajo tóxicos?

El número de compañías que son conscientes de la importancia de su salud organizativa y que trabajan en la prevención continúa siendo muy reducido, el principal problema para no avanzar más en esta área es la cultura y la mentalidad de muchos directivos.

Fue sonora la polémica que generó en 2013 el responsable de relaciones laborales de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, cuando criticó los cuatro días de permiso que el Estatuto de los Trabajadores concede a un trabajador por defunción de un familiar de primer grado cuando es necesario dormir fuera del domicilio, literalmente llegó a decir: “porque los viajes no se hacen en diligencia… evidentemente con los vehículos que hay ahora, se trata de horas de desplazamiento, o a veces de una hora”.

No se trata de lo que se tarde en llegar a un sitio, estamos hablando de una situación en la que pierdes a un familiar cercano, el proceso psicológico de duelo y el apoyo a la familia.

Si en un momento así mi jefe me hablara del  excesivo tiempo que me concede la legislación, me haría sentir peor aún, y por descontado afectaría a mi compromiso con la empresa.

En ese mismo año, esta misma persona fue sancionada por acoso laboral. En la denuncia se explicaba que 10 de los 13 trabajadores que integraban el departamento que dirigía, le acusaban de trato vejatorio.

No me sorprendió cuando leí esta noticia. Si un directivo carece de inteligencia emocional y no es capaz de empatizar con los sentimientos de un colaborador en situaciones tan delicadas, ¿cómo puede llegar a ser su gestión de personas en el día a día?

Los trabajadores tienden a causar baja durante largos períodos a causa del estrés y otros problemas psicológicos. Es muy frecuente que quienes sufren de estrés laboral acudan al trabajo aun cuando no son capaces de rendir, de hecho, las empresas con mala salud organizativa están llenas de trabajadores zombis, de cuerpo presente y de mente ausente.

En una encuesta reciente realizada a nivel europeo, y llevada a cabo por EU-OSHA, las causas de estrés laboral más frecuentes son la reorganización del trabajo o la precariedad laboral, las largas jornadas laborales o una excesiva carga de trabajo y sentirse intimidado o acosado en el trabajo. La Organización Mundial de la Salud prevé que en el 2020, la depresión será la segunda causa más importante de incapacidad en el mundo.

En Europa se estima que más de uno de cada cuatro trabajadores sufre estrés y que el estrés representa más del 50% del absentismo en las empresas, lo que supone más de 20 billones de euros en gastos adicionales para los 15 países de la Unión Europea.

El bienestar de los trabajadores

Escalofriantes datos. No conozco empresario que no esté interesado en reducir el absentismo y el coste del mismo, pero… y si hablamos del bienestar de los trabajadores, ¿existe el mismo grado de interés?

Hablar de racionalización y flexibilidad de horarios, de medidas de conciliación familiar y de prevención de riesgos psicosociales a algunos les suena a “perder el tiempo”.

Muchas organizaciones prefieren tener casos de despido interior controlados a implantar medidas de flexibilidad laboral y de conciliación.

Si tenemos en cuenta que para una empresa de 125 trabajadores (por poner un ejemplo) el coste de los riesgos psicosociales por año puede ascender a 38.375€, igual no es una “pérdida de tiempo” invertir en la salud organizativa.

Los beneficios para las empresas son más que evidentes, la prevención y la gestión de los riesgos psicosociales permite contar con una plantilla saludable y productiva, reducir el absentismo y los índices de accidentes laborales. El resultado es una mejor rentabilidad empresarial en términos generales.

Los beneficios para las empresas superan el coste de implantación de las medidas de prevención y gestión. Crear un ambiente de trabajo sano garantiza la salud y la productividad de los empleados.

En definitiva, nada nuevo. Es rentable trabajar por el bienestar físico y mental de los trabajadores y la alta dirección influye directamente en la salud organizativa.

Espero que podamos acabar con la cultura enfermiza del presentismo de una vez y que hablar de riesgos psicosociales en el seno de un comité de dirección se haga con la misma seriedad que cuando se debate sobre la cuenta de resultados.

Desde IMF Business School a través de nuestros Másteres del Área de Recursos Humanos te ofrecemos la posibilidad de formarte para desarrollar e implementar una buena estrategia y una buena planificación de un Departamento de Recursos Humanos.

man-390339_640 La salud organizativa y la alta dirección  12144738_10207134328092161_1468677498340547520_n La salud organizativa y la alta dirección
Sonia Rodríguez Muriel Directora de RRHH en Derprosa film
Anteriores: Recursos humanos y Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía IDEA

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Comments (1)
  1. Víctor 05/11/2015

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo desarrollar tu carrera en el área de Recursos Humanos

A día de hoy para trabajar en esta área lo más normal es que nos exijan la formación en un Máster en Dirección de Recursos Humanos.